Arriesgarse a Vivir

Reír es arriesgarse a parecer tonto.
Llorar es arriesgarse a parecer sentimental.
Alcanzar a otros es arriesgarse al compromiso.
Exponer los sentimientos es arriesgarse a mostrar el verdadero yo.
Plantear tus ideas y tus sueños ante los demás es exponerse a perderlos.
Amar, es arriesgarse a no ser amado.
Vivir es arriesgarse a morir.
Tener esperanza es arriesgarse al desaliento.
Intentar es arriesgarse a fallar.
Pero los riesgos deber ser tomados, porque el riesgo más grande en la vida es no arriesgarse.
Quien no arriesga nada
no hace nada, no tiene nada.
Puede ser que evite el sufrimiento y el dolor,
pero no puede aprender, sentir, cambiar, crecer, amar y vivir.
Encadenado por sus actitudes es un esclavo;
Sólo quien se arriesga puede ser libre.

– Autor Desconocido