Creados en Cristo Jesús

Dios creo al hombre y a la mujerMuchas solemos compararnos con otras personas, amigas, celebridades o quizás con compañeras con las cuales no tienes ninguna relación pero admiras demasiado su forma de actuar y de vestir. Sin embargo, nos olvidamosde que Dios creó al hombre a su imagen. Es decir que no hay nada que podamos reprochar de nuestro propio ser sea fisica o espiritualmente, nuestro ser es una bella imagen de Dios, nuestro Creador.

Una hermana en Cristo, cuenta que cuando era adolescente se había mudado a Carolina del Norte y muchos de sus compañeros se burlaban de ella por ser de piel muy blanca, por tener pecas y un acento raro por un par de semanas. Para evitar esas molestias decidió ponerse en comparación con otras compañeras para cambiar sus gustos y forma de actuar, sobre todo con las más populares de la escuela. Quería ser como ellas. Quizás le pareció espectacular al principio, pero luego quiso deshacerse de eso y le ha costado mucho dejar de ser esa otra persona.

Al igual que ella, muchas solemos compararnos con otras personas, amigas, celebridades o quizás con compañeras con las cuales no tienes ninguna relación pero admiras demasiado su forma de actuar y de vestir. Y Renee resalta una pequeña e interesante frase: “Cada vez que nos comparamos con alguien más nunca podemos estar a la altura porque estamos comparando nuestro interior con su exterior”.  Nos creemos inferiores de tal manera que cuando vemos a otra persona creemos que lo tiene todo bajo control cuando en realidad no es tan así cuando se trata de verlo a simple vista. Cada vez queremos algo más que no tenemos.
Primeramente en la Biblia, cuenta que Dios <<creó al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó>> (Génesis 1:21 RVA60). No hay nada que podamos reprochar de nuestro propio ser, y además de ser imagen de Dios, dice el apóstol Pablo que <<en realidad, Dios colocó en cada miembro del cuerpo como mejor le pareció. Si todos ellos fueran un solo miembro, ¿qué sería del cuerpo? Lo cierto es que hay muchos miembros, pero el cuerpo es uno solo>> (1º Corintios 12:18 – 20 NVI); es decir que Dios nos ha creado de manera diferente en cuanto a nuestras capacidades, talentos y dones. Cada uno de nosotros somos especiales porque podemos ayudarnos, unos a otros a extender el reino de Dios. No importa si tienes una capacidad administrativa tangible y rígida mientras otros tienen el don de la compasión, la sensibilidad y la comprensión. No importa si algunos tienen el talento musical o si otros tienen el talento de la gastronomía, o del arte, o de la limpieza, o de la solidaridad. Todo es útil y nada es imposible para Dios.
Por lo tanto, <<todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad…y el Dios de paz estará con vosotros>> (Filipenses 4:8y9b RVA60). Todo hijo de Dios piense que es especial para él, porque aquellos dones que conlleva los pondrá en práctica para el día en que el Señor lo llame para su obra. <<Porque somos hechura de Dios, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica >> (Efesios 2:10 NVI).
Sara Fontao