El entusiasmo es contagioso

Sabías que:
El entusiasmo es contagioso. Es difícil permanecer
neutral o indiferente en presencia de uno que
piensa de manera diferente.
Doy gracias a mi Dios, haciendo siempre memoria
de ti en mis oraciones, porque oigo del amor y
de la fe que tienes hacia el Señor Jesus y
para con todos los santos.
Filemón 1:4-5

Compártelo!!!Share on FacebookShare on Google+Pin on PinterestTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page